Cada perro es un mundo

Algo que cada persona que tiene un perro no tarda en aprender (y en lo que se reafirma conforme pasa el tiempo) es que cada perro es distinto, tiene su propia personalidad, carácter y costumbres. Y no hablamos de razas diferentes, hablamos de individuos. Un bulldog siempre se parecerá más a otro bulldog que a un chihuahua, eso está claro, pero hay bulldogs que no se parecen entre sí más que en el aspecto…

Esa personalidad procede en buena medida del propio animal, de sus gustos o características innatos. Pero otra buena parte procede de su educación, de lo que ha aprendido y a lo que se ha acostumbrado. En dicha educación, el papel del amo suele ser fundamental. En realidad, debe serlo, si queremos que nuestro perro de compañía adquiera una serie de comportamientos y no otros.

Sigue leyendo

Una mascota, un amigo, una responsabilidad

Ah, las mascotas y animales de compañía… ¿quién no ha tenido o querido alguno en un momento u otro? Bueno, habrá quien no quiera ver animales ni en pintura, pero así, en general, aunque sea de niños, a todos nos ha encandilado un cachorrito de perro o de gato, o un pequeño hámster peludo, o nos hemos quedado embobados con los colores o la elegancia de peces y pájaros…

Otra obviedad: hay muchos tipos de mascotas, y muy variopintos. No sólo esos que señalaba antes, también otros más exóticos, normalmente pertenecientes a reinos animales más lejanos: reptiles, anfibios, insectos, arácnidos… Pero, se trate de la mascota que se trate, hay que tener en cuenta una serie de requerimientos universales que les atañen a todos sin excepción.

Sigue leyendo