El oscuro mundo de las hormigas mascotas I

Tener hormigas como mascotas no es ni mucho menos una novedad, ya que se viene haciendo por interés didáctico o por el mero placer de su observación desde hace décadas. O más. El título quiere, aparte de hacer un juego de palabras bastante deficiente con su entorno vital habitual, dar idea de lo poco que conocemos realmente de este amplísimo mundo que vamos a explorar en los próximos días.

Los formícidos son una enorme familia que lleva en la Tierra más de cien millones de años y agrupa a más de 12.000 especies (ojo, que algunos científicos estiman que puedan existir hasta el doble). Al parecer, son entre mil y diez mil billones de individuos que juntos suman una quinta parte de toda la biomasa de los animales terrestres. Tienen hasta su propia ciencia: la mirmecología. Casi nada.

Sigue leyendo

Los ídolos de nuestras mascotas: perros famosos

Hace unos cuantos días publicamos un post con tono de homenaje melancólico a los gatos más famosos de nuestras vidas que tuvo un cierto seguimiento, y enseguida aparecieron voces que criticaban que no hubiese un espacio similar para recordar a los cánidos más populares y que más han impactado nuestra existencia. Vuestros deseos son órdenes: aquí va nuestro merecido homenaje a los perros famosos, estrellas del cine, la televisión y otros ámbitos.

En esos “otros ámbitos”, es decir, el ámbito de la realidad, los perros destacan mucho más que los gatos, hay que reconocerlo. Hay pocos gatos famosos en la historia real, mientras que hay perros que incluso han orbitado, como la archifamosa perrita cosmonauta rusa Laika. Los hay más benévolos, como Stubby (un pitbull inglés que “luchó” en el frente durante la Gran Guerra), o más siniestros, como Becerrillo, el alano español que destrozaba indígenas durante la conquista de América.

Sigue leyendo

Mascotas vs. animales domésticos

El verano pasado trabajé para un paisano en sus campos, y vivía en su granja. El tío tenía animales de todo tipo y condición: vacas y cabras, a las que amaba (en un sentido metafórico, espero), unas cuantas gallinas, dos perros, algunos gatos, y dos pavos. Bien, pues puedo asegurar que tenía mucho más cariño por aquellos dos pavos que por cualquier perro o gato de la granja.

Eso me hizo replantearme muchas cosas acerca de qué significa tener una mascota, lo que llamamos animal doméstico y su utilidad. El hombre este acariciaba a aquellos pavos, más feos que nada, que respondían a su llamada y loaba su inteligencia por encima de la de cualquier otro de sus bichos. Para los perros y gatos ni miraba, si no era

Mascotas vs. animales domésticos

Cualquiera hubiera dicho que eran los perros y los gatos quienes debían ocupar ese papel preponderante como favoritos en aquella pequeña corte. Pero, ¿por qué? ¿Quién dice lo que es un animal de compañía? ¿Qué es una mascota? Yo tengo la idea preconcebida de que, si tengo que definir el concepto, llamaría mascota a un animal que nos hace compañía y no tiene otra utilidad real para nosotros sus amos.

¿Pulpo como animal de compañía? ¿Y por qué no?

Claro que también soy capaz de darme cuenta que cualquier animal que vive en nuestras casas (salvo las últimas tendencias, fruto de nuestras hiperdesarrolladas y aburridas sociedades) tiene un pasado útil; perros y gatos no eran animales de compañía cuando empezaron a ser animales domésticos, sino que fueron “contratados” por su utilidad como guardianes o cazadores. Que luego empezaran a caernos simpáticos, nos sorprendieran sus capacidades y empatizáramos es harina de otro costal.

Por lo que se ve, mi patrón no tenía los criterios “habituales”. Él veía a sus perros y gatos como a sus vacas: estaban allí para trabajar y producir, los apreciaba por su utilidad. Los pavos, sin embargo, llevaban una vida regalada y nada se les exigía, sino responder con sus guturales ruidos a los cariños que les prodigaba el amo. Eran sus mascotas, a los que sólo pedía su presencia.

Lo bueno de todo esto es que, efectivamente, los pavos respondían con creces a los mimos y al entrenamiento. Sabían cuándo debían acercarse a él y ulular, y cuándo abrir las alas. Además, prácticamente ronroneaban cuando les acariciaba la cabeza. Feos eran como pocos, pero se me reconocerá que anda que no lleva la gente perros feos por la calle. Entonces, ¿qué soberbias mascotas nos estaremos perdiendo entre gansos y cabras?

Moda para mascotas: peludos, pero fashion

Como reza el título de este post, el vello corporal no tiene por qué estar reñido con la elegancia en el vestir, seas hombre o bestia, o incluso un animal. Nuestros perros y gatos (y algunos ejemplares de otras especies) levantan las orejas asombrados ante las nuevas tendencias que encontramos en vestuario y accesorios para animales de compañía. La moda para mascotas está aquí para quedarse.

Aparte de una función puramente estética, en algunos casos la ropa cumple una función práctica. En este mundo global interconectado que nos ha tocado sufrir, es posible ver algunas razas totalmente fuera de contexto, sometidas a climas que no conocen; pienso en un chihuahua en Chicago, por ejemplo. En esos casos, se comprende el uso de prendas de abrigo si queremos salir a la calle sin que nuestro compañero se descoyunte temblando.

Sigue leyendo

Un domingo con mi gato

El tiempo pasa y las vidas cambian, y por diferentes circunstancias, que ahora mismo no vienen a cuento, ya no puedo disfrutar de aquellos domingos que me pegaba hace un par de años y que ahora recuerdo entre los momentos más apacibles y felices de mi por lo que se ve triste existencia. Me refiero a esos días que pasaba tranquilamente en casa con mi gato Pedro.

Nos levantábamos tarde. Ni Pedro ni yo éramos de madrugar. Si no había dormido conmigo, venía estirándose a saludarme al pasillo. Yo desayunaba junto al balcón mientras él se acicalaba del hocico a la cola. Yo el domingo ni me lavaba la cara. Luego, mientras me vestía, él picoteaba algo, poníamos música y nos tumbábamos en el sofá a leer el periódico o un libro.

Sigue leyendo

Nuestras ranas se merecen un buen terrario de anfibios

Siguiendo el principio universal de responsabilizarnos del bienestar de nuestras mascotas, debemos intentar recrear para nuestros amigos animales un ambiente lo más parecido posible al que encuentran en libertad. Hablando de ranas, eso es muy fácil de conseguir con las especies autóctonas, pero el mantenimiento de especies exóticas requiere un terrario. Hoy vamos a hablar de las cualidades que debe tener un buen terrario de anfibios.

Adquirir un terrario de anfibios perfectamente preparado puede resultar algo caro (en torno a los 350 euros). Si te gusta hacértelo tú mismo y tienes ganas puedes intentarlo por tu cuenta. Lo primero es busca el terrario apropiado en cuanto a tamaño y orientación. Esto dependerá (como casi todo) de las especies que vayamos a introducir. Si son arborícolas, el terrario deberá ser vertical, como una torre.

Sigue leyendo

Las arañas mascotas

Cómo cambian los tiempos. Animales que en tiempos de nuestras madres sólo merecían un grito de horror y un buen escobazo, hoy son acogidos, alimentados y mimados como excelentes y curiosos animales de compañía. Me estoy refiriendo, claro está, a la gran familia de los arácnidos, de los que tarántulas y escorpiones son los principales exponentes en los terrarios del mundo. Arañas mascotas… Viva la grima.

Aunque tarántula es un nombre genérico para muchas grandes arañas distintas, las más habituales como mascotas son las terafósidas y las diplúridas. Tómese nota a efectos de mantenimiento, las hebras viven diez veces más que los machos Hay muchos escorpiones mascotables, de los más impresionantes como el emperador (Pandinus Imperator) a los más llamativos, como el escorpión gigante peludo del desierto (Hadrurus arizonensis).

Sigue leyendo

La hora del baño: el lavado de mascotas

A nadie le gusta lavarse. Bueno, a mí por lo menos no me gusta lavarme, así que entiendo perfectamente a aquellos animales a los que no les gusta mucho meterse en el agua. Sin embargo, a veces la fuerza mayor, o la madre de uno, obligan a tomar medidas desesperadas. Así que agarra agua y jabón y sumerjámonos en el maravilloso mundo del lavado de mascotas.

No hará falta decir que el tema del lavado de mascotas depende de la mascota que queramos lavar. No sólo porque les guste más o menos meterse en el agua, sino porque para algunas especies no es buena idea acercarse al agua. Consulta siempre a tu veterinario antes de bañar a tu mascota acerca de sus necesidades e imposibilidades.

Sigue leyendo

Como, luego existo: pienso para mascotas

Eres lo que comes, dicen los ingleses, y tienen razón. Creo que todos partimos de la idea de que queremos alimentar lo mejor posible a nuestras mascotas (aunque exista diversidad de opiniones respecto a qué es “lo mejor”). Por eso hay una fuerte polémica en torno a los ingredientes de los alimentos para mascotas y animales en general. ¿De qué está hecho el pienso para mascotas, la comida que damos a nuestros animales?

Este es el párrafo de no pillarse los dedos: vaya por delante que habrá diferentes calidades en el mercado, y que todos los fabricantes utilizarán ingredientes y procesos de una calidad legalmente aceptable. Es más, la alternativa radicalmente contraria (la línea de comida Naku, en www.zaunk.com), que ofrece comida para animales apta para consumo humano bajo el lema “una alimentación más humana”, tampoco tiene por qué ser mucho más convincente.

Sigue leyendo

¡Niñas, al salón! Tarde en la peluquería de mascotas

Por si no ha quedado claro en el título, con “niñas” me refería a nuestras mascotas, y por “salón” quería decir “de belleza”. Las peluquerías de mascotas son uno de esos servicios para nuestros amigos de cuatro patas que han proliferado en las sociedades hiperdesarrolladas que ofrecen servicios a animales a sabiendas de que muchas personas no pueden permitírselos. En fin.

No creo que sea necesario advertirlo, pero estas peluquerías están pensadas para nuestros peludos amigos (nunca mejor dicho), pero no para todos. Los calvos están cruelmente excluidos: ni tortugas, ni serpientes, ni peces, ni gatos Sphinx. Otros animales con pelo, como tarántulas y ratas, tampoco son bien recibidos, en general. Ni los emplumados. Vaya, que son para gatos (ni hurones de otros roedores aguantan bien) y, más comúnmente, para perros, que aceptan lo que les echen.

Sigue leyendo