Los sistemas de calefacción para reptiles

Los reptiles son animales de sangre fría, es decir exotermos. Este término significa que aunque su metabolismo sabe producir calor, no sabe retenerlo. Por eso es habitual encontrarse a multitud de reptiles absorbiendo el calor que emanan las rocas que llevan tiempo al sol.

Esta particularidad hay que tenerla muy presente si queremos tener un reptil como mascota, pues buscará en el medioambiente que le rodea variar la temperatura de su cuerpo según sus necesidades de frío o calor. Para ayudarle a conseguirlo deberemos acondicionar su terrario con algún sistema que les proporcione el calor externo que precisan.

Reptil tomando el sol

Hay muchos sistemas disponibles en el mercado y su eficacia depende de la condiciones del terrario y de la especie de reptil que lo vaya a utilizar. No todos los sistemas valen para todos los reptiles, ya que las necesidades de cada uno no son las mismas.

Las mantas térmicas

Estas bandas transparentes deben colocarse por la zona exterior del terrario y cubrir sólo una parte de la extensión del mismo, pues habrá que dejar zonas frías donde nuestros reptiesl puedan enfriarse si lo precisan. Si se coloca en el suelo del terrario hay que tener en cuenta utilizar un sustrato que sea buen conductor del calor para ayudar a su transmisión.

Son muy útiles para hábitat secos y desérticos, pues imitan muy bien el calor de esas zonas. Sin embargo, no son adecuados para reptiles reptantes pues puede que se introduzcan en la arena y lleguen a quemarse.

Ultravioletas y cintas térmicas

Las cintas térmicas se instalan de dos formas: o insertas en el sustrato o en la parte inferior del terrario. La única diferencia entre ambos métodos es evitar que pueda suceder algún accidente eléctrico que pueda afectar a nuestra mascota. Por su rápida difusión del calor se puede utilizar tanto para reptiles que habitan el suelo como para los arbóreos.

Los ultravioletas se suelen utilizar para proporcionar luz además de calor. No debe de estar en contacto con la piel del reptil y ser de muy pequeño tamaño, lo justo para que proporcione un ligero aumento del calor.

Infrarrojos y adornos térmicos

Los infrarrojos sólo emiten calor, no luz, que es rápidamente absorbida a través de la piel de los reptiles, produciendo una dilatación de los vasos sanguíneos y estimulando así el calentamiento del organismo.

Los adornos en forma de rocas o cuevas son muy útiles para nuestros reptiles, pero hay que tener cuidado con que pueda regularse la temperatura para que no lleguen a calentar demasiado y el reptil sufra quemaduras en su piel. Los mejores son los que incluyen la opción de simular la temperatura nocturna, impidiendo que haya grandes diferencias de temperaturas al apagarse el calentador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *