Las chinchillas y su delicado sistema nervioso (II)

Si proporcionamos a nuestra chinchilla comida no tratada puede darse más fácilmente un caso de intoxicación alimentaria. Para evitar lo máximo posible este problema no es recomendable alimentarlas con productos recogidos del campo, pues pueden haber sido contaminados con compuestos para fumigación.

La aparición de parásitos puede llevar también a afectar al sistema nervioso de nuestro pequeño roedor. En este caso, será preciso desparasitar a nuestra chinchilla con el medicamento que nos facilite nuestro veterinario. Ambas afecciones suelen darse a conocer a través de convulsiones pasajeras.

Chinchilla

El síntoma más peligroso de todos son los desmayos o estados de shock. Pueden tener muy diversas causas que deberán ir descartando los servicios veterinarios hasta saber qué el ocurre a nuestra chinchilla.

Primeros auxilios al instante

Si nuestra mascota sufre uno de estos episodios debemos actuar con presteza para prestarle ayuda. Si el roedor no reacciona ante estos primeros auxilios será preciso acudir a un servicio de urgencias veterinarias lo más rápidamente posible.

Lo primero es comprobar si respira, porque si no lo hace deberemos practicar una reanimación. Para llevarla a cabo hay que empezar friccionando el pecho de forma suave y rápida, para pasar después a pequeñas compresiones para ayudarla a bombear el aire y, por último deberemos insuflar aire a sus pulmones a través de su boca.

Evitar la hipotermia

Hay que tener cuidado con la fuerza que apliquemos, tanto al masajear, como al presionar o al insuflar el aire, no olvidemos que nosotros somos mucho más fuertes que ellas y que su capacidad pulmonar es mucho menor. Si soplamos demasiado fuerte podemos dañar sus pulmones al entrarle más aire del que pueden admitir.

La temperatura es otro factor a controlar. Al igual que nos pasa a nosotros cuando sufrimos un colapso, las chinchillas también sufren una bajada de temperatura. Es muy importante que recupere pronto la temperatura habitual porque de seguir en ese estado de hipotermia puede sufrir daños irreversibles. Para ayudar a subirla podemos taparla con una manta o toalla o acercarla a la calefacción, si la tenemos encendida.

Chequeos y buena alimentación

Aparte de estos problemas, también es frecuente la parálisis parcial en las chinchillas. Es de carácter pasajero y suele estar producida por espasmos arteriales y embolias. La mayoría de las causas que producen estas parálisis únicamente se pueden detectar a través de los chequeos veterinarios.

Por este motivo se recomienda ser constante en el seguimiento de los consejos que nos indique nuestro veterinario tanto de alimentación como de controles de salud periódicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *