La alimentación de los caballos

Los caballos son animales que requieren de una serie de cuidados muy especiales entre los que se incluye la alimentación equilibrada, para que el animal permanezca sano y fuerte. De esta manera, es muy importante conocer qué es exactamente lo que pueden o deben comer, así como lo qué se puede hacer para complementar sus dietas en función de las necesidades individuales del animal.

Una dieta balanceada

La alimentación de los caballos debe regirse por un equilibrio diario, por lo que es importante que en cada comida se les proporcione la cantidad justa y necesaria de forraje, fibra, piensos equilibradores del forraje (en caso de que sea necesario un plus de energía) y suplementos como  las vitaminas y los minerales. Se debe tener en cuenta que el forraje es la base de cualquier dieta equina, por ejemplo en forma de heno de ryegrass, festuca o alfalfa. La fibras ayuda a la digestión de los animales, por ello resulta beneficioso añadirlas como parte de su alimentación. Para suministrar la fibra suficiente al caballo, se puede utilizar por ejemplo heno o pasto.

Alimentos saludables

Entre otros alimentos naturales que son muy saludables para los caballos destacan las zanahorias, el lino, los salvados, la pulpa de remolacha, el maíz… los cuales poseen múltiples propiedades como el suministro de fibra para la digestión de caballo y nutrientes esenciales que contribuyen a mantener la salud y el bienestar del animal, dado que se trata de alimentos ricos en vitaminas (p. ej. A y B) y minerales (p.ej. magnesio y fósforo).

El aporte de almidón y azúcar también es importante, pero en su justa medida. Por ejemplo, no son alimentos saludables para caballos que son menos activos o que son sensibles al azúcar.

Elegir el pienso adecuado

A la hora de determinar la dieta más beneficiosa, un punto importante es elegir el mejor pienso para el caballo. Los criterios más importantes a la hora de decidir por un pienso u otro son la actividad de cada animal, su estado fisiológico y sus características físicas. No es lo mismo alimentar un caballo de competición que un caballo mayor con problemas dentales y menos apetito, por no hablar de las yeguas gestantes o los potros en crecimiento, que requieren un especial cuidado a la hora de suministrarles las cantidades de nutrientes óptimas para su desarrollo. Es por eso que empresas como PAVO Hosefood ofrecen una gama de diferentes tipos de pienso que se adaptan a las necesidades de cada animal y cada estado de desarrollo.

Si el caballo realiza un ejercicio intenso, es además recomendable suministrarle complementos o suplementos que le ayudarán a mantener su forma óptima y que se podrán dar al animal en función de sus necesidades.

Mantener a los equinos saludables

Para conservar la salud de los equinos, se debe tener un especial cuidado para no incluir alimentos que les son perjudiciales en su dieta, como la cebolla, el brócoli, las patatas y los tomates.  Además, los caballos contienen gran cantidad de agua, por lo que necesitan ingerir una gran cantidad al día, en concreto 5 litros diarios por cada 100kg o 25 litros diarios en un caballo de 500kg.

Por otra parte, es importante que los caballos estén en un espacio donde puedan trotar y ejercitarse para mantener su condición física. Pero además de cuidar de la alimentación de los caballos y de mantener una correcta rutina de ejercicio físico, existen otros cuidados que deben convertirse en tarea diaria y que contribuirán a su estado óptimo de salud.

Estas tareas son tan variados como mantener los espacios del caballo limpios, proteger al animal del viento y de la humedad, desparasitarlo, la revisión de la dentadura o el cuidado de los cascos, que le ahorrará molestias a la hora de correr.

Un comentario en “La alimentación de los caballos

  1. […] personas supone que no será fácil crear el vínculo necesario entre nuestro caballo y nosotros. La alimentación de los caballos es […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.