Enfermedades del perrito de la pradera (I): gusanos

Cuando decidimos cuidar a un animal exótico es conveniente enterarse bien de los problemas más habituales que sufren y localizar un veterinario que entienda de ese animal por si surge algún contratiempo. Hay que tener en cuenta que algunos exóticos son de introducción muy reciente y puede ser que no se lo conozca mucho.

Si no encuentra un veterinario por tu zona siempre puedes contactar con el Colegio de Veterinarios para informarte o con algún Centro de Recuperación o Zoológico donde pueden darte más información.

Perrito de la pradera royendo

Habitualmente, los roedores no se verán afectados por gusanos si viven en casa, pero se podrían contagiar por comer hierbas recogidas en el campo, o por haber introducido algún elemento de la calle en su entorno que pudiera estar contaminado. También nosotros mismos podemos introducir en nuestro hogar huevos de gusanos microscópicos traídos de pasear por la hierba de un parque.

Cómo detectar si hay problemas

La infestación por gusanos se produce cuando los roedores ingieren los huevos de estos parásitos. En su tracto intestinal se alojan y eclosionan. Aún así pudiera que no se produjera una verdadera infestación si no se multiplican hasta afectar a la salud del animal. Cuando un perrito de la pradera está infectado por gusanos suele tener episodios diarréicos y un adelgazamiento importante.

Si tus ejemplares de perrito de la pradera viven en jaulones al aire libre, deberás observarlos más detenidamente, pues los excrementos de los pájaros también son otra fuente de posible infestación de huevos de gusanos. Las medidas higiénicas son muy importantes en este caso, pudiendo instalar algún tipo de protección encima del jaulón para evitar que los excrementos de los pájaros lleguen al interior.

Cómo actuar ante la sospecha de gusanos

No existe una vacuna ni una pastilla milagrosa que prevenga los gusanos. Además, la sobremedicación de vermífugos puede producir un efecto de resistencia en el parásito y dejar de ser efectivo. Por eso la recomendación es que utilice únicamente cuando se detecte que realmente existe un problema de parasitación.

Si creemos que tenemos un perrito de la pradera infestado por gusanos, la única forma de estar seguros es analizar las heces. Para ello, el veterinario nos requerirá una muestra del día y la observará a través del microscopio. Si detecta algún gusano nos indicará las pautas y la medicación precisas para esa especie de gusano. No olvidéis que el medicamento que erradica a uno puede no ser efectivo en otro parásito.

También será preciso medicar tanto a ese ejemplar como al resto de los que convivan con él y extremar las medidas de higiene para eliminar los huevos microscópicos que pudiera haber por la jaula. Lo mejor es cambiar el sustrato por papel de periódico mientras dura el tratamiento para poder cambiarlo todos los días.

Un comentario en “Enfermedades del perrito de la pradera (I): gusanos

  1. […] Quitando las enfermedades que se pueden producir por un mal cuidado, tanto de la alimentación como de la higiene, o por haberse expuesto al frío, las enfermedades más habituales son producidas por hongos, coccidios, pulgas y ácaros, o por los gusanos, de los que hablamos en un post anterior. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *