Cuidados básicos de los pájaros

Cómo cuidar a nuestros pájaros de compañía es una de las preguntas que se hace alguna vez cualquier persona que tenga o quiera tener a su cargo a uno de estos alegres y sofisticados animales. Los cuidados básicos de los pájaros no son difíciles, aunque ocurre como con todo tipo de animal, habrá que tener muy en cuenta las especificidades propias de cada especie. Recordemos siempre que junto con la mascota adquirimos la responsabilidad de cuidarla correctamente.

Los pájaros llevan acompañando a la especia humana desde tiempos inmemoriales, desde nuestros panteones de deidades hasta bajo los manteles de nuestras terrazas. Nos han alimentado, acompañado, ayudado a cazar o llevado nuestros mensajes, entre otros. Justo es que les demos los cuidados que necesitan que, cómo no, se refieren a su alimentación, hogar, salud, especialmente en los delicados periodos de cría o muda.

Cuidados básicos de los pájaros

Canarios, periquitos, jilgueros y otros pájaros pequeños son los más fáciles de encontrar en nuestras casas y también los más fáciles de cuidar. Necesitan una dieta mixta de semillas frescas, verdura y minerales, con agua fresca constantemente, y una jaula cuadrada y amplia, con varias perchas, en un ambiente luminoso. También conviene que se paseen fuera de la jaula un par de horas al día.

Los cuidados básicos de los pájaros dependen de cada especie

Loros, cacatúas y papagayos pertenecen a la familia de los psittaciformes. Necesitan mucho espacio (aulas amplias, redondas) situado entre el sol y la sombra. Son extremadamente inteligentes, y requieren muchas atenciones, pudiendo ser entrenados para hacer sonidos o movimientos específicos. Añaden fruta e insectos a la alimentación habitual. Viven mucho, así que debemos tomar esto en cuenta a la hora de asumir la responsabilidad de criarla.

Las aves rapaces requieren unos cuidados muy específicos, dado que estas aves son por lo general entrenadas para cazar. El adiestramiento para esto es claramente muy técnico y más estricto. Por lo demás, los cuidados se resumen en una alimentación basada en la carne, un espacio íntimo propio y mucho, mucho ejercicio. Por todo ello, no se recomienda tener estas aves en casa.

Hay otra larga serie de especies de aves convertidas en animales de compañía de orígenes exóticos o que siempre han sido salvajes. Estas presentarán problemas muy específicos por estas dos razones. Lo más importante, para no promover el tráfico de animales, es solicitar ante cualquier compra el número CITES del animal. Lo siguiente es informarnos bien y tener muy presentes los consejos de un veterinario competente en especies exóticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *