Barbra Streisand clona a su perra

La actriz y cantante Barbra Streinsand ha sorprendido a todo el mundo al declarar que Miss Scarlett y Miss Violet, sus perritas con las que se la puede ver muy a menudo, son en realidad clones de su perra Samantha que falleció en el 2017 a la edad de 14 años.

Streinsand dice que por ahora sus perras son cachorros pero que ya empiezan a mostrar rasgos de personalidad muy diferentes a los de Samantha aunque espera que hereden su seriedad. Las perras son de raza Cotón Tulear, un perro en miniatura con un característico pelo blanco muy suave.

Aunque se trata de algo bastante novedoso, lo cierto es que no es la única famosa que ha clonado a su mascota, algo que está empezando a ponerse de moda entre determinadas élites en los EEUU y en otros países.

Amor o postureo

No está muy claro por qué alguien querría clonar a su perro. El animal resultante es alguien diferente al perro original, tal y como ha dicho la actriz tienen su propia personalidad. Eso sí, su apariencia es prácticamente idéntica. Para algunas personas, es una cuestión de amor mientras que otros lo critican afirmando que si lo único que de verdad se quiere es conservar algo de la mascota es mucho más sencillo dejar que esta tenga un cachorro y quedárselo.

Para estos, el hecho de clonar a una mascota es simple postureo, algo que se hace por moda y por demostrar poder económico, ya que clonar a una mascota cuesta actualmente 50.000 dólares en el caso de un perro, 25.000 dólares un gato o 1.600 dólares si se quiere únicamente conservar sus genes para decidir más adelante si se lleva a cabo la clonación. Estos son los precios de la agencia especializada ViaGen Pets en EEUU, aunque hay empresas muchísimo más caras afincadas en otros países.

En breve, al alcance de todos

Como sucede con todas las modas, se espera que pronto comiencen a descender los precios de esta intervención que podría estar al alcance de todo el mundo en pocos años. La pregunta es, ¿de verdad es algo necesario? ¿Podrían sufrir problemas las mascotas clonadas? ¿Qué pasaría si el animal original fuera propenso a ciertas enfermedades?

Muchas incógnitas para una moda más que por ahora es cosa de celebrities y millonarios pero que quizás pronto se debata en cada uno de nuestros barrios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *