Alimentación y cuidados de los jerbos

Los jerbos son roedores sociales y necesitan vivir en comunidad. Sin embargo, también son muy territoriales, así que hay que seguir unas pautas para lograr que la colonia se lleve bien y no haya peleas ni por el espacio ni por dominar al grupo.

Debemos de tener claro que en cualquier grupo sólo habrá una hembra reproductora que seguramente se apareará únicamente con el macho dominante. Así pues, si lo que queremos es criar jerbos con varias parejas, deberemos de tener distintas colonias para cada pareja.

Jerbos entre la paja

Para que no haya problemas de convivencia entre los jerbos del mismo sexo, será mejor que sean de la misma camada o que, al menos, se conozcan desde muy jóvenes. Otra particularidad a tener en cuenta es que no tienen memoria de reconocimiento de los miembros del propio clan, así que no debemos separarlos más de 24 horas o se convertirán en extraños.

Cavadores y saltarines

Como buenos roedores, convertirán en trocitos todo lo que esté a su alcance para ejercitar sus dientes y limarlos, por lo que no es buena idea proporcionarles elementos con materiales endebles con los que puedan intoxicarse si los roen. Lo mejor es utilizar comederos de cerámica y bebederos de cristal.

Son grandes cavadores, así que hay que adquirir una jaula con una bandeja profunda para que no puedan esparcir el sustrato por fuera al escarbar. Cuando vayamos a adquirir la jaula también hay que tener en cuenta que son buenos saltadores. Lo más seguro sería un terrario de paredes lisas y con una tapa de rejilla.

Pienso, verdura, fruta y un pelín de agua

Los piensos habituales para roedores no son adecuados para los jerbos, pues las pipas de girasol les resultan demasiado grasas. En el mercado encontraremos con facilidad pienso adecuado para jerbos, compuesto generalmente por pellets de alfalfa, que pueden roer con facilidad, y semillas y cereales poco grasos.

Al ser animales oriundos de las zonas desérticas de Mongolia, son muy resistentes al calor y precisan beber poca agua. Con incluir en su dieta fruta y verdura fresca suele ser suficiente, pero siempre es aconsejable que dispongan de agua por si precisan aumentar su ingesta.

La higiene y los baños de arena

Al ingerir pocos líquidos, los jerbos apenas orinan, con lo que la zona utilizada para hacer sus necesidades puede no tenerse que cambiar en varias semanas. Es importante retirar los excrementos y los restos de fruta o verdura que no hayan comido para evitar infecciones.

Si les colocamos un recipiente profundo con arena para roedores les permitiremos darse baños de arena que dejarán su pelo reluciente y les harán felices. Los jerbos se acicalan en grupo como ritual de pertenencia al clan. Si se interactua suficiente con ellos llegarán a realizar esos movimientos contigo como parte de su clan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *